LA PROPUESTA

Te propuse caminar de la mano trazando un nuevo sendero juntos donde no existieran el tiempo, la distancia o las suposiciones.

Te pedí que caminaras a mi lado y que poco a poco, ante la página en blanco sin senderos  ya trazados decidiéramos cual queríamos que fuera el nuestro.

Expresé la necesidad de explorarte, descubrirte y conocerte sin límites y topé con un sin fin de muros de hormigón. Interpusiste cercos, trincheras y mares y aun así intenté sortearlos. Me di la oportunidad de comprobar lo que eras, te di la ocasión de mostrarte.

Manifesté mi requisito imprescindible para todo ello: la dulzura, la ternura y la apertura de mente. Hacer las cosas suavemente y de otro modo. Paso a paso y afianzando la distancia cubierta sin compromisos de por medio, sin obligaciones, sin típicos tópicos.

Deseé que todo fuera diferente contigo pero todo lo hicimos al revés, todo fue entendido en su vertiente normal y mayoritaria y lo que sugerí acabó por tornarse en mi contra y te sirvió de acusación y justificación. Por desgracia formas parte de la masa. No sé qué destello vi en ti que me hizo pensar que, quizás, podías ser y querer ser diferente a lo de siempre.

No tiene sentido compartir contigo, desconoces el significado profundo del verbo. Tan sólo sabes tomar lo que te dan. Desatiendes a la persona e ignoras cómo dar o interactuar humanamente. Jamás podrías llegar a colmar mis necesidades así que mejor no haber empezado esta página en blanco que hubiese terminado en borrón, energía desperdiciada y tiempo perdido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s