Todo está en la mente: la incapacidad de concentración

Tú no me haces nada, todo me lo hago yo sola cuando imagino un futuro ilusorio o cuando me represento el pasado que ya no existe.

Revivo algo que también está en mi mente y que no pasó como lo recuerdo, todo se adultera. Si no estoy en el ahora es porque estoy contigo en algún momento que ya no existe o que nunca lo hizo.

Estoy presente como la observadora de mi mente, sencillamente paso por el tamiz mis pensamientos y las emociones que generan. Tú me haces revivir una nostalgia del pasado pero naturalmente no eres tú, tú no sabes ni que pienso en ti, ni siquiera tienes noticias mías y en estos momentos ni siquiera puedes saber quien eres porque eres muchos sin que seas nadie en particular.

Tú eres el fantasma con el que me entretengo. Ora te disfrazas de uno ora de otra y paseamos juntos por los corredores de la memoria infinitamente lejana que recuerda aquello que quiere tergiversando los hechos a su antojo y conveniencia

¿Qué y quién me hace reaccionar? REACCIONAR esa es la cuestión que causa tanto sufrimiento y sentimiento de pérdida de control sobre uno mismo. Me esfuerzo por imponerme una disciplina, hoy que no puedo. Me enfado conmigo misma, soy implacable, no avanza mi proyecto, hoy no estoy aquí, estoy en otra parte. Muy lejos, infinita, divagando.

Hay día en los que no es no y también debo aprender a respetarlos así que a pesar de los esfuerzos y la pobre conquista de la página en blanco, me doy por vencida y paso a una actividad más lúdica sin ser puramente ociosa.

Mañana será otro día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s