Este sagrado silencio…

Deslavadas y desle铆das han quedado las razones que por su naturaleza misma, raz贸n, s贸lo tienen peso en el pensamiento, pero no en el coraz贸n.

Separaci贸n, conflicto, soledad aceptada como destino irremediable para los asociales, estampa de mi mente, realidad a medias.
Buscando conectar desde la desconexi贸n, extra帽a sensaci贸n.
Hice lo que aprend铆 pensando que era yo.
Somos el monstruo y el 谩ngel, el ni帽o y el adulto, el fr铆o helado o el abrasador fuego cavernoso, las tinieblas y su opuesto, la bondad y la maldad, la cara oculta de la luna que ante el pr贸jimos se desvela sin permiso. Como tambi茅n somos y no somos, partes inacabadas de un todo imperfecto.

Yo tambi茅n me siento n谩ufraga de esta oscuridad que pensaba iluminada. Me voy a pique con mi buque de guerra acostumbrado a surcar raz贸n y seguridad a partes iguales y dejando a su paso estelas de rechazo, miedo y tristeza.

Con la ira por bandera, trat茅 de anular la pesadumbre y nunca quise volver a pisar la melancol铆a.
Pero la rabia se ha disipado y el doloroso vac铆o se ha instalado.

驴Qu茅 nos queda?
El silencio y el recuerdo de la imagen. El silencio es de oro, un sigilo cercano. Lo desgarrador es aprender a ser desconocidos aunque un susurro llegue de forma viperina: nunca os acabasteis de conocer.
Unas manos perfectas, un hermoso rostro, el m谩s bello que haya visto, sin duda. Un coraz贸n de elefante con patas de mosca y un velo de dolor verde que ti帽e los sue帽os rotos. Una serena quietud se instala acompa帽ada del lamento de un saxof贸n.
Un candor nace en el est贸mago. No importa lo lejos o cerca que est茅s. Est谩s. Prefiero la distancia silenciosa que la cercan铆a atormentada cuando queda tanto de uno mismo por revelar. La lentitud del tiempo y la paciencia har谩n el resto. La aceptaci贸n de lo incomprensible, la maleabilidad y quiz谩s sean esos los secretos del Santo Grial.

Pienso en la asombrosa maravilla de la creaci贸n, en lo que tuvo que pasar para que nos encontr谩ramos y en lo que, inevitablemente ten铆a que ocurrir para el desencuentro. Lo hice lo mejor que supe, abr铆 todas las puertas sin filtros, pens茅 ser coherente y directa en lo que quer铆a pero es el nuestro, quiz谩s, el m谩s com煤n de los males: la falta de comprensi贸n por no hablar el mismo lenguaje. No llegamos a tiempo de hacerlo mejor.

Esta tierra se queda en barbecho, no quiere acoger a nadie m谩s, sigue intacta la parte de tu alma instalada en mi cuerpo, aunque te parecieran narcisistas, esquizoides y solitarios los momentos de recibirla. Esos instantes compartidos fueron para m铆 de los m谩s reales y verdaderos. No est谩bamos ni t煤 ni yo.

Como dijo un amigo: 芦脌 chacun sa v茅rit茅禄. Sin juicios, sin moral, sin nada. Las laderas de un sue帽o.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s