El síndrome de Peter Pan: los hombres que nunca crecieron (Dan Kiley). El síndrome de Wendy y la codependencia.

Quien no encuentre un nabo, encuentra una col. Aquí hay para todos y puesto que todo anverso tiene su reverso si hay un Peter Pan es porque hay una Wendy y, a su vez, una Wendy puede a su vez ser un Peter Pan.

Después de haber leído mucho, especialmente artículos que corren por Internet, hay una confusión general sobre este síndrome, que de ningún modo es una enfermedad. Se habla de síndrome como una manera de funcionar que hace que la gente nunca crezca mentalmente.

Se define el crecimiento como asumir responsabilidades, en general materiales aunque en muchos casos también se trata de asumir las consecuencias de los propios actos. Se refiere también a la imposibilidad de comprometerse emocionalmente, especialmente con uno mismo y, por consiguiente, con los demás. El compromiso con uno mismo es ser capaz de hacer aquello que nos hemos prometido a nosotros mismos y puede ser tan estúpido como «dejar de fumar» hasta «ponerse a dieta por un tema de salud como para mejorar físicamente».

El bajo compromiso implica saltarse a la torera las promesas con uno mismo y para justificar esta falta de palabra, que probablemente entra en disonancia con el «yo ideal» que tenemos o sencillamente con la historia alterada que nos explicamos a nosotros mismos, empezamos a justificarnos con excusas (y en el fondo sabemos que son excusas) y a escondernos detrás de mentiras para disimular nuestra incapacidad para crecer y así poder postergar la vida que llevamos.

No sólo se da en hombres, aunque los estudios indiquen que estos son mayoritarios. También se da en mujeres que no acaban de asumir la edad física que tienen.

Y por supuesto, donde hay un Peter Pan es porque existe una Wendy que permite y promueve este comportamiento de falsa juventud eterna.

PETER PAN:

Se dice que responde a un creciente fenómeno social que estamos viviendo por el cual los jóvenes se resisten a asumir una vida adulta. El joven en cuestión, por una inmadurez emocional y una profunda inseguridad directamente asociados al temor de no ser queridos encuentran como solución el «detenerse en el tiempo» de tal forma a quedar ligados a la protección y cuidado de las familia de origen. No siempre resulta ser la familia de origen. La dependencia puede darse de cualquiera así sea un círculo de amistades de la cual el joven no quiere desprenderse o en otros casos de la pareja que le ofrece la protección y seguridad incondicionales.

Esto genera una confusión en el entorno. El joven no da lugar a que el entorno lo trate como adulto y, al mismo tiempo, el entorno no confía en él lo suficiente para tratarlo como adulto. Se crea un círculo vicioso. Uno no puede evolucionar porque no dejan que evolucione, no hay confianza y cuanta menos confianza hay, menos confianza se puede generar.

«No es posible que haya un Peter Pan sin una Wendy que lo proteja». Las familias, amigos, parejas son tan responsables de este comportamiento como el sujeto en cuestión. El entorno de estos jóvenes (familia, amigos, pareja, etc) se presenta como un espacio que sostiene esta dinámica, donde la función de protección y contención termina por no dejar espacio para la separación y el desarrollo.

¿Quién debe empezar la independencia? ¿El huevo o la gallina? Lo primero debería, aunque no siempre es, ser procurar una educación que vire hacia la independencia del sujeto. La sobreprotección es una de las causantes del adulto peter pan. Por otra parte, la sobreprotección debería ser examinada atentamente por aquel/la que la experimenta pues suele ser el resultado de una necesidad de cuidado que no proviene del amor incondicional, sino de la falta de amor por uno mismo y de la baja autoestima. Solemos poner el foco de atención fuera preocupándonos de la vida de los demás cuando deberíamos estar más pendientes de lo que hacemos con nosotros mismos y dejar que cada uno se espabile solo.

Por lo tanto, el que primero se dé cuenta de este comportamiento debería poner remedio aunque, de nuevo, si es el sujeto mismo el que se da cuenta pero se cuenta un cuento de superego y tiene una imagen adulterada de sí mismo, como suele pasar en estos casos, donde las personalidades poseen marcados rasgos de narcisismo, con tendencias manipuladoras, transgresoras, seductoras, arrogantes y cautivadoras, suele resultar complicado discernir entre lo que es y lo que pensamos que es. Se tardan años en separar el grano de la paja, años en deshacer las tendencias y se necesita ayuda de un profesional, muchas horas de autodescubrimiento, muchos libros y, finalmente, mucha humildad y amor para aceptar lo que hemos estado siendo hasta el momento.

Más vale tarde que nunca, aunque a veces, en según qué casos más vale nunca que tarde porque cuando uno se da cuenta de la mierda que ha estado haciendo, del dolor que le ha provocado a otros, y halla la respuesta a muchas reacciones que no comprendía, se tienen ganas de no salir más a la calle.

SE PUEDE SER WENDY Y PETER PAN A LA VEZ.
Cuando la familia de origen es sobreprotectora y crea un Peter Pan, este puede adoptar, por imitación, el rol de los progenitores y hacer lo mismo con sus parejas que lo que hicieron con él o ella.

ALGUNAS DE LAS CARACTERÍSTICAS MÁS COMUNES:- .

  • Tienen un gran carisma y un encanto que les permite salir airosos de situaciones comprometidas
  • Fácilmente entusiasmados, pero poca sostenibilidad en el tiempo. Les cuesta mucho mantener la ilusión en lo que hacen. Se cansan rápido. Suelen empezar muchos proyectos y no terminar ninguno o pocos
  • Falta de compromiso emocional o de cualquier tipo
  • Poseen una gran capacidad de seducción que no tienen escrúpulos en utilizar por su marcada tendencia narcisista y por miedo a la soledad. Son personas que necesitan rodearse de otros para tener la sensación de existir.
  • Les cuesta mantener una constancia o perseverancia en lo que hacen
  • No asumen la parte de responsabilidad que sus actos provocan en sus vidas, tienden a culpabilizar a otros proyectando la culpa que ellos no son capaces de asumir.
  • Suelen disfrutar del juego y de los placeres traspasando límites
  • La edad biológica no se corresponde con la edad mental ya que tienen comportamientos de niños pequeños y adolescentes inmaduros
  • El compromiso suele entenderse como un obstáculo a la libertad o bien como una moneda de cambio, una seguridad de protección o bien un seguro de vida para cuando ellos necesiten de los demás. A pesar de la imagen que ellos tienen de ellos no se trata de actos puramente altruistas.
  • Sus prioridades y su día a día se centran en recibir, conseguir, alcanzar, pedir y criticar. Todo gira en torno a ellos.
  • Pueden dar la impresión de ser muy felices y de disfrutar de la vida y amparar bajo un ficticio «carpe diem» una falta de previsión para el mañana. El aquí y el ahora inmediatos son una excusa para no tener una mínima previsión de futuro.
  • Tienen una fuerte necesidad de recibir atención por parte de quienes les rodean y la manera de demostrarlo varía en cada caso.
  • Tienen una baja tolerancia a la frustración, se enfadan con cierta facilidad cuando algo no sale como ellos quieren
  • Viven centrados en ellos mismos y en sus problemas inmediatos y a largo plazo sin preocuparse verdaderamente por lo que puede estar sucediendo en su entorno próximo o cómo pueden estar sintiéndose aquellos que les rodean. Se les considera divos y narcisistas.
  • Aunque puedan dar la impresión de personas seguras, prepotentes y arrogantes, en realidad son personas inseguras y con baja autoestima.
  • Las excusas y las mentiras justifican la vida que llevan y el destino les ha jugado siempre una mala pasada. Ellos no tienen nunca la responsabilidad de las consecuencias de sus actos.

Como propósito de año nuevo, y ahora que hemos visto que llevamos ya algunas décadas haciendo el canelo, habrá que dejar de hacer el imbécil y ponerse manos a la obra porque los años pasan y sigue pareciendo que nos ha hecho la boca un fraile.

Feliz 2023.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s