La cita perfecta (2/2): Casimiro le sac贸 los ojos y Miranda se los sec贸, el amor se qued贸 ciego, la necesidad de pendientes fue mayor.

Presviously La cita perfecta: Casimiro y Miranda, el amor no es ciego, mira 隆Anda! 茅l casi mir贸, ella lo vio del todo.

Miranda:… de todo lo que s茅 de ti… 驴Qu茅 es verdad?

Casimiro: Lo que ves y todo ese rollo de mis inseguridades. Me siento muy poca cosa aunque luego lo disfrace. Con humor parece que sea una broma. Tengo mucho miedo de no gustarte porque mi vida es aburrida y yo soy un ser vac铆o. Tengo un apego evitativo lo que significa que si te acercas mucho, me voy de tu lado. Eso es porque aprend铆 a depender solo de m铆 desde muy peque帽o. No s茅 exactamente c贸mo ocurri贸. No tengo necesidad de vinculaci贸n humana. As铆, desaparezco sin decir nada o bien me busco otra fuente de placer y paso a otra cosa. Te puedo abandonar en cualquier momento, cuando me entre la neura suponiendo que pueda llegar a neurotizarme, especialmente si siento que estoy perdiendo mi independencia. Mi respuesta autom谩tica es salir corriendo.

Miranda: Joder, me lo podr铆as haber dicho hace un tiempo 驴No te parece?

VOZ EN OFF
芦Igual alg煤n d铆a paseamos, nos perdemos y nos encontramos compartiendo una limonada bien hecha, con buenos limones. Me gusta pensar que as铆 ser谩, m谩s por lo que supondr谩 abrazarte, escuchar tu risa en directo, ver tus manos escribiendo.禄

Casimiro: S铆, pero se me fue de las manos y ya no supe c贸mo abordar el tema. Quer铆a conocerte y no supe parar y entonces tu impulso hizo real algo que no ten铆a que pasar de unos cuantos mails. Nunca tuve la pretensi贸n de verte, solo escapar un poco de mi realidad. Soy un ego铆sta, no eres la primera que me lo dice, pero tengo una incapacidad para sentir. Mi aburrimiento me lleva a hacer esto que hago. Si te enfadas lo entender茅, pero no me har谩s reaccionar. No me gusta la gente que no sabe mantener el temple. S茅 que no lo he hecho bien contigo y considera esto una disculpa. No puedo decir que lo sienta porque no es as铆, no me responsabilizo de lo que te pase por dentro. Ten铆as la sensaci贸n de que pasaba algo, porque en realidad s铆 que pasaba.

VOZ EN OFF
芦Tengo hambre de ti, de m谩s risas, de m谩s palabras, de escalofr铆os y coincidencias, de 芦joder, somos iguales禄, de besarte de pies a cabeza, de que me acaricies con y sin tus manos.Quiero hacerlo bien contigo, no hacerte da帽o jam谩s, cueste lo que cueste, porque me importas.

A Miranda se le llenaron los ojos de l谩grimas por la brutalidad de la realidad, no entend铆a nada. Sinti贸 rabia, confusi贸n y as铆 lo expres贸. 驴Qu茅 hab铆a pasado con todas aquellas declaraciones de locura de amor? 驴Fue todo mentira?

VOZ EN OFF
Eres una pu帽etera fantas铆a. Me encantas.

Miranda: Pues… necesito un momento Casimiro. 驴Te importa si salgo a respirar un poco de aire? No me voy, ni te abandono aunque no te importe, pero necesito pensar un momento. Tu declaraci贸n me ha cogido completamente por sorpresa. Ahora mismo tengo ganas de gritar y siento una gran rabia por dentro y asco. Siento que quiero insultarte por no haberme prevenido antes. 驴Es suficiente temple para ti que hable desde mi saber estar sin perder la puta cabeza? Dame cinco minutos.

Miranda se levant贸 y sali贸 a la calle a respirar el aire viciado de los tubos de escape. Escapar. Quer铆a vomitar, se sinti贸 rota y ajada. Empez贸 a llorar. Realmente, no hab铆a pasado nada, pero aquella no relaci贸n la vivi贸 como si lo fuera, especialmente por el estilo zalamero de Casimiro. No pod铆a comprender el porqu茅 de todo. Si no hab铆a disposici贸n emocional, si el tipo nunca quiso estar con ella 驴Para qu茅 entablar una conversaci贸n siquiera? No era ni l贸gico ni ten铆a sentido. Casimiro no le conven铆a en absoluto porque la hizo sentir mal. Tan simple y tan complicado a la par. Entr贸 de nuevo pasados los cinco minutos.

Casimiro: 驴C贸mo te sientes?

VOZ EN OFF
芦S茅 que tienes una cara oscura, y no dir茅 que no la temo, pues no s茅 c贸mo reaccionar谩n mi cabeza y mi coraz贸n, por eso hago acopio de instantes contigo, para que cuando el vendaval llegue poder decirme 芦no olvides esto, esto, esto禄.禄

Miranda: 隆Vaya pregunta! Como si te importara. Estoy procesando y de momento te puedo decir que me siento humillada y col茅rica. Has despertado mi sistema de apego que es contrario al tuyo. Yo tengo dependencia afectiva. Seguramente tambi茅n me ocurri贸 cuando era muy peque帽a y no recuerdo nada. Me pasa justo lo opuesto que a ti y el problema de las personas como yo es que atraemos a las personas como t煤 igual que t煤 atraes a las personas como yo. Los evitativos atraen a los dependientes y viceversa. Es lo peor que nos puede pasar a ambos. Me hubiese gustado decirte que hab铆a dos soluciones a nuestro estilo afectivo. Podr铆amos haber sido un equipo y haber trabajado juntos y desde la conciencia para curarnos mutuamente porque para eso est谩n las personas. Siempre te lo dije, tenemos que vivir y aprender a trascender nuestras limitaciones para aumentar la conciencia humana. Claro que, a estas alturas y tras lo dicho, no se pueda olvidar tal nivel de traici贸n especialmente despu茅s de tanto intercambio donde parec铆as morir abrasado. Puedes volver a tu vida normal y seguir buscando, seduciendo a mujeres que luego dejar谩s cuando se te acerquen demasiado. A lo mejor tal es tu sino en esta vida, hacer que nosotras nos demos cuenta de nuestras heridas y abramos los ojos.

Casimiro: Soy orgulloso y no puedo dar mi brazo a torcer. Trato de evitar pedir disculpas porque nunca me siento responsable del dolor de los dem谩s. Que cada uno cargue con su mierda, yo me encargo de la m铆a y con eso me basta. Soy ego铆sta y no me parece mal serlo. No estoy disponible para una relaci贸n porque implica un grado de vulnerabilidad que no estoy dispuesto a otorgar, eso ser铆a darle poder al otro sobre mi persona. No quiero. Yo soy m铆o y de nadie m谩s. No siento que te tenga que dar explicaciones.

Miranda: Fantabuloso. Est谩 todo dicho. Me voy. Siempre estuve convencida de que aqu铆 hubo dos personas que podr铆an haber creado algo real y duradero pero desde la honestidad. Siempre he querido, incluso sin saberlo conscientemente, construir algo con cara, ojos y no a ciegas. Pens茅 que contigo, debido a las semejanzas y a todo lo compartido, se podr铆a intentar. Ahora veo que todo fue mentira y aqu铆 no hay nada.

Casimiro: Las cosas vienen y van, nada es para siempre.

En alg煤n momento 茅l le escribi贸
芦La sensaci贸n de p茅rdida no es agradable, como no lo es la de hacer da帽o a quien te importa, persona que casualmente eres t煤, Miranda. Ayer me di cuenta de que eras adictiva, y aunque no deber铆a gustarme lo cierto es que disfruto sinti茅ndote pr贸xima. No s茅 qu茅 tienes que m谩s que llamarme, me grita. Espero, te lo pido de coraz贸n, que antes de derramar otra l谩grima antes hablemos, el dolor en esta no relaci贸n (aunque te cubrir铆a de besos) no tiene sentido.禄 

No hubo m谩s que hablar. Tras deshojar, uno por uno los mails de Casimiro, Miranda comprendi贸 que ella fue un capricho moment谩neo o bien a Casimiro le pasaba algo que ella no pod铆a comprender.

La mente no distingue entre realidad y fantas铆a y para ella, aquello s铆 existi贸, para ella s铆 que hubo una conexi贸n que solo se pod铆a dar una vez en la vida. 驴Realmente hubo tal conexi贸n? 驴Las palabras fueron avispas o avispadas? 驴Desataron la serpiente de la vanidad? Maldito duende, 隆C贸mo dol铆a el enano hijo de perra!

Fue una cita perfecta cada uno dentro de sus imperfecciones. La vida va y viene. Algunas historias empiezan como terminan: fugazmente. Lo que al principio es una pena, se transforma en suerte porque cada uno acaba comprendiendo, o no, lo que aquella historia signific贸.

芦脡ramos los peluches suaves禄