Partir de cero para compartir el todo

Hoy he tomado conciencia de la fina línea que separa los verbos querer y desear y que el ser humano confunde. Lo que diferencia ambos verbos es la voluntad. El desear hace directamente referencia al ámbito afectivo, atracción física, la inmediatez de algo. Deseo es fervor, fuego, pasión.

Querer en cambio hace referencia a la voluntad que implica la consecución de un objetivo y forma parte del ámbito volitivo. Querer algo de verdad significa quererlo nos cueste lo que nos cueste y tenga el precio que tenga. Supone escoger una opción y, así, cerrar el sin fin de puertas abiertas que podríamos tener y que, dicho sea de paso, a veces acaban por diluirnos y perdernos. Querer supone compromiso con aquello que hemos elegido aunque sea un camino duro y difícil. Debemos perseverar porque hemos elegido libremente aquello a pesar de las dificultades y obstáculos.

Debemos plantearnos seriamente si cuando decimos «lo quiero» decimos esta palabra con los labios, con el corazón y con la voluntad a la vez.

Nada que merezca la pena en esta vida se consigue sin esfuerzo.

Cuando el deseo estalla y se desparrama por esta calle con nombre de avenida
No hay camino de vuelta ni posibilidad de virar.
Aquí estoy, te espero entre la calle deseo esquina con querer.
Quisiera quererte más que desearte.
Quisiera que me quisieras. Quizás algún día, quizás ninguno, quizás…

Jodorowsky escribió
Si no me amas, te mataré;
si no me amas, haré que me ames;
si no me amas, esperaré que me ames;
si no me amas, yo te amaré.

Y yo te pido que no me desees, es vulgar y efímero.
No deja rastro y su huella permanece en el ideal puesto que jamás fue verdad.
No se confrontaron batallas, ni se lucho por erigir un imperio.
No me cogiste de la mano ni anduviste junto a mí.
No me tomaste entre tus brazos ni me secaste las lágrimas.
No te despojaste de tus miedos sino que viniste a mí vestido de otra.

Quiéreme y déjame quererte, no hoy ni mañana pero algún día cuando el tiempo nos susurre que se va y que no espera.
Queramos desde lo más profundo y verdadero de nosotros mismos, desde nuestros abismos, desde la esencia misma de nuestra incorporeidad.
Sólo queriendo de esta manera la vida cobra sentido.

 

Y para terminar, una canción típica y tópica, seguro pero en este contexto me parece apropiada primero porque nada más importa y en cualquiera de las situaciones nada más tiene que importar y en segundo lugar porque es un texto extrapolable a un sin fin de situaciones que cuadran con mi texto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s