Un día como hoy, nos dejaste

Quiero que sepas que cada 24 de Diciembre pienso en ti, que sigo recomponiendo tu imagen a pesar de que te fuiste. Tu recuerdo se mantiene vivo y sigues existiendo para aquellos que te conocimos. Nos abandonaste cansado de luchar, demasiados años ya en el ruedo.

Recuerdo el cuidado con el que me tratabas, las buenas palabras y esa mirada profunda y hastiada de un mundo en el que tuviste que entrar pero al que no pertenecías. Supiste hacerte un lugar o te adaptaste a lo que había de la mejor manera posible. Todavía se dibuja una sonrisa en mi alma cuando te rememoro. Para mí siempre estarás en camiseta interior con el puro en la boca, inconfundible símbolo de rebeldía e insubordinación. Honrado, terriblemente austero en tu forma de vivir siempre haciendo que nuestra visita fuese lo más agradable posible. Nos dabas incluso lo que no tenías. Gracias por esa bondad.

Pequeño hombrecito menguado por la voracidad del tiempo que la colección de relojes sigue marcando. Gracias por intentar complacerme siempre. Se me inundan los ojos cuando intento sentir el dolor de toda tu vida.

Hoy tomaré un whisky a tu salud. A palo seco para que queme, para sentir que todavía sigues vivo. Y con estas líneas decirte que aunque no estés, permaneces intacto en la memoria de los que te quisimos.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s