Las mujeres están todas locas

¿Dónde terminas tú y empiezo yo? ¿Dónde termino yo y empiezas tú? Después de tanto tiempo nos confundimos y nos enredamos. Hemos perdido identidad en vez de sumar fuerza. Nos hemos quedado desorientados, sin saber hacia donde ir por haber confiado demasiado en la fuerza de esta unión que pensábamos inquebrantable. Míranos ahora, aquí aguantando con la esperanza de recuperar aquello que fue. ¿Y si nunca fue de verdad? ¿Y si sólo fue un espejismo momentáneo? ¿Qué es lo que hicimos tan mal para vernos hoy en esta tesitura?

Tu miedo a perderme te hace permanecer callado y esperar a que pase la tormenta. Y lo comentas con los tuyos y te dicen «no te preocupes, son todas así, a mí también me pasa». Así que las mujeres estamos locas, ¿no es así? Así que comentas con otros lo que te pasa conmigo pero enfrente mío te quedas mudo. No me gusta y lo sabes porque yo no me callo. Quizás no sepa hacia donde ir, es muy posible que esté perdida y que me haya equivocado de camino pero no me quedo callada. Es posible que por eso estemos locas todas las mujeres porque algunas sabemos lo que queremos pero no lo encontramos. Topamos con hombres que no nos entienden o sencillamente jamás intentaron entendernos o peor aún lo intentaron pero eso requiere de esfuerzo diario, constancia y es agotador así que poco a poco, a medida que el tiempo causa sus estragos y el cosquilleo inicial pierde fuerza, el ímpetu que se le pone a la relación decae.

Lamentablemente es así. Las relaciones hay que cuidarlas a diario. No sé si tiene que ver con el género, si las mujeres somos más detallistas y le damos más importancia a esas pequeñas cosas cotidianas. No quiero creer que es una cuestión de sexo. He conocido a varones mucho más cuidadosos que ellas que me han aportado luz sobre lo que debería importar en las relaciones. Y creo que, hablando en favor de ellas, debería desmitificar aquello que los hombres piensan que las mujeres quieren porque siempre caemos en un paradigma erróneo que termina perpetuando la imagen avergonzante de la mujer clásica.

1- Las mujeres no quieren joyas. «Diamonds are a girl’s best friend» es una gilipollez que se popularizó no sé por qué motivos y que tiñió de cinismo la figura femenina. Resulta que si le regalas un anillo, unos pendientes o cualquier otra chorrada por el estilo ya la tienes contenta hasta el año que viene. Error. Lo único que deseamos desde lo más profundo de nuestras entrañas es que nos comprendan y para eso son necesarias MUCHAS horas de dedicación, muchas preguntas, horas de sonrisas y de lágrimas, sobretodo lágrimas porque entender a alguien significa ahondar en su pasado para llegar a comprender por qué hace y reacciona de la forma que reacciona. Comprender de verdad a la pareja debería ser la obra maestra de nuestras vidas porque desentrañar todo los entresijos de nuestra mente es una árdua tarea no apta para pasantes.

2- No todas estamos locas. Si después de un tiempo dejamos de hablar es porque llegamos a la conclusión de que no sirve de nada malgastar saliva porque a pesar de hablar el mensaje no parece traspasar la barrera del sonido. He aquí el error: SEGUIR como si no pasara nada. Hacer ver que es lo normal, que a todas les pasa lo mismo. Hay incluso «literatura» que viene a reforzar la normalidad «las mujeres son de venus y los hombres de marte» (o algo así, no lo he leído porque el título es de autoayuda total y no me va ese tipo de literatura). Parto de la base de que somos todos seres humanos, sin poner etiquetas de género, origen o clase social. Para mí lo importante es llegar a establecer un lenguaje en el que los miembros de una pareja puedan entenderse y para eso se precisa de TIEMPO y DEDICACION. El problema es que cuando conoces a alguien el tiempo que deberías dedicar a la psique del otro se lo dedicas a los placeres del cuerpo. De alguna forma es normal pero NO DEBERIA CAER EN EL OLVIDO LA PSIQUE.

3- Se establecen patrones de conducta aprendidos fuera que no pertenecen a la pareja y se reproducen. Si yo he visto a mis padres pelearse durante toda mi vida, encontraré normal que las parejas se peleen. Si lo normal han sido las malas contestaciones, las reproduciré por inercia. No digo que sea lo correcto sino que es un automatismo que se pone en marcha y que deberíamos poder erradicar con un poco de cabeza y con ayuda de nuestro compañero/a. Para eso, antes tendríamos que haber establecido las bases de una relación, haber llegado a un acuerdo sobre lo que es para cada miembro una relación, lo que se espera, lo que se desea, lo que importa. Y todo eso no se hace. Nos ponemos en modo automático y venga a tirar para adelante y a ver qué pasa. Pues pasa lo que pasa, que te ostias por no pensar y no hablar.

4- Yo creo que después de un tiempo, cuando la atracción física ya no importa tanto y empieza la vida real, las mujeres intentamos dialogar y sentar las bases de lo que necesitamos. No digo que lo hagamos bien pero de algún lugar tiene que salir eso de que hablamos por los codos. Creo que sí, creo que lo intentamos. Y tras varios intentos y nuestras peticiones y demandas habiendo caído en saco roto, abandonamos los intentos y guardamos silencio. Yo personalmente pienso «si después de tantos años todavía no sabes lo que me pasa, es que tienes un problema». Y efectivamente, no tiene ni la menor idea de lo que me pasa y yo me quedo alucinando porque siempre es lo mismo. Siempre nos topamos con el mismo hito pero se materializa de distinta manera. ¿Por qué es incapaz de reconocer patrones? Eso es lo que nos desespera.

Con este texto no pretendo perpetuar un modelo femenino o masculino socialmente aceptado sino que intento entender de dónde vienen estas diferencias que nos asimilan y nos clasifican. Y sobretodo deseo terminar con el estigma que mancilla la reputación de la fémina «las mujeres están todas locas». Seguro que haberlas haylas, no soy precisamente la defensora del sexo femenino porque hay muchas cosas que no comparto de la mentalidad femenina pero todavía quedamos algunas tías cuerdas dando guerra y pegando bandazos porque todo cuanto encontramos es suciedad social. Es desesperante.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s