El mundo de Juana es este: La presi贸n ahoga el ruido ensordece.

A Juana le hab铆a ca铆do un yunque en el pecho. Una sensaci贸n de ahogo la manten铆a corta de soplo. Inspiraci贸n interrumpida. 驴Ansiedad, exceso de futuro?

Juana estaba a las puertas de un forzado cambio de localizaci贸n. Ya no pod铆a seguir en aquel lugar porque hab铆a dejado de tener sentido y tampoco sab铆a hacia d贸nde dirigirse. Hab铆a perdido el norte y la cabeza por un pueblecito de la costa que se le antojaba id铆lico, no por el lugar en s铆, sino por la luminosidad de sus gentes. Tampoco su trabajo la satisfac铆a ya y se impon铆a aqu铆 tambi茅n una reinvenci贸n a marchas forzadas, a pesar de ser consciente de la suerte que ten铆a y estaba dispuesta a mantener su estilo de vida como fuera.

La sensaci贸n de ahogo proven铆a de una sobrecarga emocional, sus inquietudes pesaban en demas铆a y su rebeli贸n quer铆a salir de su pecho, pero Juana no la dejaba expandirse. Inseguridad interior, frustraci贸n por la situaci贸n en la que se encontraba. El coraz贸n le lat铆a con mayor impetuosidad y parec铆a tocar a la puerta con una vehemencia nunca antes sentida. 芦驴Hola? 驴Hay alguien en casa? 驴Puedes por favor abrirme la puerta para dejarte sentir?驴Qu茅 quieres hacer t煤 y solo t煤 sin que nadie ni nada cuente en la decisi贸n?禄

De nuevo se ve铆a dependiente de los factores externos, tal era su esencia, pues la vida para Juana solo trascend铆a si la pod铆a compartir con alguien. A帽os le cost贸 reconocerlo. Juana se dedicaba a unir retales de historias. Era una actividad que se le daba especialmente bien, pegar fragmentos cuyo resultado desembocaba en una nueva creaci贸n unida por un hilo invisible.

Al aislamiento se hab铆a acostumbrado para evitar dolencias innecesarias por no saber lidiar con los de su misma especie. Para protegerse, hab铆a resuelto guarecerse en su urna y cortar todos los v铆nculos afectivos que ten铆a, pocos de por s铆. Mantuvo los justos y necesarios coleteando lo m谩s alejados posible. La soledad le sentaba de maravilla, era un bien necesario al que hab铆a dado un fervoroso recibimiento.

Sin embargo, asomaba un desequilibrio entre la presi贸n interior, esa impulsividad natural, que pugnaba por salir y la exterior que conten铆a el torrente interno a punto de desbordarse. Era un sentimiento muy fuerte que bloqueaba la libre circulaci贸n de vida en ella. Deb铆a tomar consciencia y preguntarse si la fuerte presi贸n ven铆a realmente de su interior y, en caso afirmativo, qu茅 era aquello que le imped铆a respirar. Deb铆a inspirar la luz que alumbraba y el amor que purificaba aquellas emociones las cuales as铆 estar铆an equilibradas.

No sab铆a c贸mo hab铆a perdido poder sobre s铆 misma. En realidad no hab铆a perdido nada, tan solo ten铆a que tomar una determinaci贸n quiz谩s unilateralmente y dejar de vagar por el territorio. Ten铆a que recobrar el poder que le pertenec铆a, ser consciente de la libertad que pose铆a, desatar los sentimientos de negatividad en vez de negarlos y volver a dejar sitio a la calma y al Amor que eran lo 煤nico que ella necesitaba para estar bien.

Le hubiese gustado ver la situaci贸n resuelta r谩pidamente, pero no, hab铆a cosas que no pod铆an ser arregladas por arte de magia.

Adem谩s, 煤ltimamente sufr铆a de chisporroteos en uno de los o铆dos. El derecho, es decir la parte izquierda del cerebro, la masculina.

Hab铆a estado batallando por ahogar a Atenea y darle voz a Hera. Se trataba de que ambas deidades tan diametralmente opuestas coexistieran en equilibrio, y ahora parec铆a que Atenea le estaba gritando cosas que Juana no quer铆a o铆r.

驴Qu茅 era aquello que se estaba negando a escuchar y que proven铆a de su parte m谩s agresiva? 驴Qu茅 le estaba gritando su voz interior que ella rehusaba a escuchar? Parec铆a no captar bien su frecuencia interna pues o铆a esas interferencias que se escuchan cuando la estaci贸n de radio no est谩 bien sintonizada.

驴Existir铆an emociones que hubiese reprimido por temor a perturbar su equilibrio interior? 驴O acaso hab铆a algo que ella rehusaba o铆r y tales chisporroteos ten铆an como designio evitar que su voz interior llegase a sus o铆dos?

La vida le recordaba que hab铆a de estar a la escucha de su voz interior, de sus necesidades y de sus deseos. Deb铆a asumirse para disminuir el 鈥渘ivel de ruido o las interferencias鈥 que exist铆an en sus pensamientos y emociones. Tendr铆a que abrir m谩s sus o铆dos interiores para estar en medida de captar los mensajes de su cuerpo.

El cuerpo sab铆a, la mente no. Hizo las maletas y se fue.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s