La terapia psicol贸gica (2): Necesaria para aprender a gestionar emociones y evitar caer enfermo. Lo que no se expresa, se somatiza. Lo que no se somatiza, mata.

Previously on 芦La terapia psicol贸gica (1)…

J.M y yo pasamos de un correo al d铆a a varios a la hora. Muy r谩pido tom贸 una importancia desmesurada, la que yo le di no sin ayuda, pues 茅ramos dos contribuidores de la fantas铆a. Por mi parte, tengo la creencia de que las personas que forman parte de tu vida se tienen que encontrar haciendo lo que uno hace en su d铆a a d铆a y lo m铆o es escribir. Era perfecto. Por su parte, no lo s茅 pero siempre dijo que 茅l no quer铆a a nadie y aparec铆 yo. Cualquiera me dir铆a 芦s铆, claro禄 y no veo por qu茅 tendr铆a que desconfiar de sus palabras. 驴Fui un juego sin repercusiones reales? A juzgar por c贸mo termin贸: 芦fade to black y un abrazo禄, gracias por este tiempo, has sido muy importante pero me tengo que ir. Me sent铆 abandonada en medio del camino, como si todo lo dicho no tuviera valor.

Sin darme cuenta, se desliz贸 en mi vida ofreci茅ndome todo aquello que necesitaba y loando mi inteligencia, belleza, perspicacia y dem谩s atributos naturales o aprendidos. Los halagos no me suelen provocar abultamiento de ego, ya no. Ser铆a mentira decir que me dejan inerte. A m铆 no me importaba todo aquello.

Como es natural en m铆, me abr铆 en canal. No puedo callarme y reservarme la informaci贸n personal. Siento la nece(si)dad que dir铆an algunos de compartir y ense帽ar todas las cartas desde el principio, quiz谩s porque no me gusta sentirme traicionada y, as铆, siento que no estoy enga帽ando. Me destapo incluso con personas a las que no conozco y de ah铆 todo lo malo que me pasa. Quiz谩s me lo tenga merecido, a ver si aprendo.

J.M abusaba del circunloquio y del enrevesamiento. Poca claridad en cuanto a lo esencial. A m铆, que lo complicado y oscuro me atrae, me volvi贸 jodidamente loca. Los mensajes contradictorios me resultan tan familiares que aquello era nadar en aguas conocidas. Me educaron con una de cal y una de arena y me quemaron el radar para diferenciar entre lo aceptable y el pasarse de la raya. En la vida se me han colado todo tipo de perfiles extra帽os. No todos malos, pero s铆 bizarros, rotos, aburridos, alguna que otra flor del narciso, alg煤n soci贸pata tambi茅n, un poco de esquizofrenia, bohemios manipuladores, hipersensibles con el ego aviar henchido y fuma y sigue.

Soy capaz de percibir que 芦algo禄 chirr铆a, pero en el momento, no me s茅 plantar y mi cerebro empieza a intentar entender, a exponer las causas del desajuste sonoro. Quiero comprender en vez de escucharme seguramente por una profunda sensaci贸n de abandono m铆a que me obliga a querer comprender a todo el mundo porque yo sent铆 que no lo hicieron conmigo. Tambi茅n el acoger al otro y no rechazarlo ni juzgarlo es algo que marca profundamente mis relaciones. Inconscientemente, se me abre el coraz贸n y comprendo la soledad, el dolor y el aislamiento porque yo estuve ah铆 antes. Es importante (porque lo es para m铆) que las personas se sientan acompa帽adas y eso es lo que hago y tengo que dejar de hacer porque es mi percepci贸n de la realidad, no la del pr贸jimo.

El equilibrio se rompi贸 en alg煤n momento, no s茅 exactamente cu谩ndo, pero la sensaci贸n era la de tener que pedir informaci贸n profunda cuando yo la estaba desplegando a voluntad. 芦Algo禄 no cuadraba, no exist铆a la confianza real lo cual, justifico, puede ser normal y lo m铆o lo anormal. Quiz谩s la justa medida fuera el ni tanto, ni el tan poco. No se quer铆a exponer y aqu铆, seguramente, yo tendr铆a que haberme expresado. No me gustaba ser la 煤nica abierta en canal. Supongo que no mir谩bamos el intercambio bajo el mismo prisma. Sensaciones encontradas. Por una parte el agradable efecto de importarle a alguien fruto de mis carencias y por otra, la tensi贸n de no osar entrar en terrenos pantanosos pues 茅l parec铆a no querer ofrecerse.

Lo que yo persegu铆 fue el compa帽erismo, el compartir, el intercambio, el di谩logo inteligente. Lo que no vi fue que en el compartir me qued茅 sola. S铆 me sent铆a escuchada, no obstante. En 茅l encontr茅 un digno enemigo de retos ling眉铆sticos y aquello fue lo que se clav贸 en m铆 y me hizo pensar que hab铆a hallado una persona de afinidad sin precedentes. Adem谩s empez贸 a utilizar palabras que me sonaron extremadamente placenteras. En su boca poco dada a la emoci贸n, tomaban una mayor relevancia.

Al f铆sico, 茅l parec铆a otorgarle una trascendencia que superaba a la m铆a. Ora era el peso, ora la voz, ora su manera de ser aburrida, siempre hab铆a algo con lo que no estaba a gusto de 茅l mismo. 芦Cuanta inseguridad禄 pens茅, pero tampoco importaba porque no era importante, despu茅s de todo yo tambi茅n hab铆a pasado por un episodio similar. A m铆 todo aquello me daba igual porque el f铆sico es ef铆mero y me devan茅 por hac茅rselo comprender. Me extra帽贸 mucho que una persona que estaba pasando por un problema puntual de salud con la consiguiente subida de peso, se ensa帽ara con las personas que ten铆an un exceso de b谩scula. Medio en burla y medio en serio, siempre hay un fondo de verdad en cada broma.

No estaba dispuesta a escucharme porque tantas otras cosas eran diferentes. No quer铆a enfrentar el presente ni el futuro con una mancha de pasado. Tampoco me pareci贸 una persona hueca, ni mucho menos y ten铆a un sentido del humor que me hac铆a explotar en carcajadas. Me pareci贸 tener un coraz贸n gigante a pesar de su constante negaci贸n, supongo que era la lectura desde mi persona. Alguien con un coraz贸n gigante no sale de tu vida as铆 como si nada a pesar de que las motivaciones est茅n justificadas. No despu茅s de todo lo dicho y de las confesiones de alcoba.

De nuevo, cre铆 hallar en 茅l alguien con mi mismo sistema de vida y de valores, enfocado al intelecto a la escritura, al disfrute de lo sencillo entre una complejidad mental, al retorcimiento del idioma sin otra finalidad que la de jugar.

Me sent铆 escuchada y protegida hasta que la protecci贸n cay贸 del todo dej谩ndome suspendida de la nada. Todo se fue con el hurac谩n. La luz se apag贸, las palabras las arranc贸 el viento, los hechos cayeron por su propio peso, y ah铆 estaba la ni帽a guisante, peque帽a, redonda como una peonza, apartada del plato principal y puesta a un lado. As铆, me sent铆, como el guisante en la paella que nadie se come porque molesta.

Hasta aqu铆 por hoy, mi familia se desmorona, es una 茅poca de cambios generalizada. La presi贸n no cede y todo explota. Me avisaron ya que desde marzo las cosas iban a cambiar a nivel planetario.

Anuncio publicitario